• IHNWoodbridge

Septimo Mandamiento: No Adulteraras - Sermón

Lectura: Éxodo 20:14 Pastor Pedro Julio Fernández De acuerdo a la Biblia Esquematizada, es el séptimo mandamiento y tiene lugar cuando una persona casada, hombre o mujer, tiene relaciones con alguien que no es su esposa o esposo. Este mandamiento se aplica a hombre o a mujer. Jesús enseña que el adulterio no se limita al acto físico en sí, sino también al deseo que conduce al acto (Mateo 5:27-30). La infidelidad es parte de las aberraciones que practicaban los pueblos asentados en Palestina como nos dice Levítico 18:20-30 La maldad de los amorreos era tan grande que se echaban varones con varones y varones con animales. Su perversión llegó a niveles nunca antes visto y las naciones se corrompieron hasta que la tierra figuradamente los vomitó. Los actos contrarios a la naturaleza son rechazados por la misma naturaleza, la cual reacciona con gemidos indecibles de dolor (enfermedades, trastornos sicológicos, muerte, etc.) Esta sociedad de hoy está pervertida y le llama bueno a lo malo y a lo bueno le llama malo (Isaías 5:20-21). Mientras Dios le llama abominación a las relaciones homosexuales, contaminación a las relaciones infieles (adulterio) y le llama perversión a las relaciones de humanos y animales, la sociedad le llama derechos civiles. Las personas que practican estas cosas están expuestas a las mismas consecuencias que los amorreos. Esta declaración no es una declaración de odio ni de discriminación contra los que practican estas cosas, es una declaración de que esa práctica está mal y en vez de promoverla hay que corregirla. Pablo les dice a los corintios: Pero vosotros cometéis el agravio y defraudáis, ¡y esto a los hermanos! ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os engañéis: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios (1 Cor 6:7-10). No se debe practicar el pecado de la infidelidad (adulterio) porque quienes lo hagan no entrarán en el reino de Dios. La práctica de las relaciones sexuales son únicas y propias del matrimonio.

IGLESIA HISPANA DEL NAZARENO

WOODBRIDGE