• IHNWoodbridge

Un hombre digno de un favor - Sermón


Lectura: Lucas 7:1-10 Pastora Belkis Fernández Jesús sanó al criado a distancia, sin tocarlo, sin verlo, solo por la fe del centurión. La gente le decía a Jesús, este hombre es digno de un favor. Cuando amamos a alguien y esta persona enferma de muerte, buscamos diferentes alternativas.

El centurión buscó a personas de influencia para que hablaran con Jesús. La referencia que tenía era que había sido bueno y le había construido una sinagoga. Jesús decidió ir con ellos y sanar al enfermo.

El centurión tenía respeto al señorío de Cristo y le dijo, no te molestes en venir, no soy digno de que entres a mi casa, solo di la palabra y mi siervo sanará. Ningún ser humano es digno y es solo por su gracia que somos salvos. El también le dijo, “yo soy un hombre puesto en autoridad y tengo soldados bajo mis órdenes y digo, ven y vienen, haz esto y lo hace”. El solo esperaba las palabras de Jesús. Jesús solo espero su orden. ¡Qué confianza! Ayudemos a otros que están siendo esclavos del pecado a conocer a Jesús.

Jesús promete salvación para aquellos que están lejos del reino, para los nunca han conocido de la fe, para gentiles, ellos se sentarán con Abraham, simplemente porque creyeron. Cultivemos esa fe que mueve montañas, esa fe que va acompañada del buen testimonio.

#sermon

IGLESIA HISPANA DEL NAZARENO

WOODBRIDGE