• IHNWoodbridge

Recuperar lo Perdido - Sermón

Lectura: II Reyes 8:1-6

Pastora Belkis Fernández

En esta ocasión Eliseo le advierte a la mujer sunamita de una hambruna que va a ocurrir. Ella abandonó su casa y sus propiedades y fue a tierra de filisteos. Siete años de escasez y de hambre, pudieron acabar con la vida de esta mujer y su familia, pero su obediencia marcó la diferencia.

Recientemente predicamos acerca de Elimelec, el cual salió de Belén a Moab, debido a una hambruna, pero salió sin consultar a Dios y murió en tierra de Moab y luego murieron sus dos hijos. También encontramos el caso de cinco hermanas que habían perdido el derecho de sus propiedades porque su padre había muerte y ellas apelaron a Moisés y recuperaron su tierra. (Num.27:6-8).

Esta mujer toma la iniciativa, consulta al esposo y decide irse a tierra de los filisteos por siete años. Al regresar encuentra que todos sus bienes están confiscados y pide ayuda al rey por sus derechos de propiedad. El criado de Eliseo cuenta el testimonio al rey y ahí llega la mujer con su hijo y pide su intervención. El rey ordenó que le devolvieran todas las cosas que eran de ella, los frutos de sus tierras desde el día que dejó el país hasta ese momento.

Lo que es tuyo, Jesús tiene la autoridad para devolvértelo, si la pérdida es producto del juicio de Dios, ora, ayuna y arrepiéntete, si es un proceso o una prueba, Dios pelea por tus derechos. Si el enemigo quiere confiscar lo que te pertenece, repréndelo en el nombre de Jesús. Recuerda conecta el escuchar con la obediencia, comparte la historia de la intervención divina en tu vida y sed generoso con los siervos/as de Dios que han estado caminando contigo.

IGLESIA HISPANA DEL NAZARENO

WOODBRIDGE