top of page

El Amor Ágape - Prédica

Lectura: Marcos 12:28-34

Pastora Belkis Fernández, D.Min.


Ama al que te odia, ama al que te ama, ama al que te acepta, ama a aquel que te rechaza, ama al que no tiene tiempo para ti, ama al que te ignora, ama a aquel que no te entienda, ama sin esperar ser amado(a). Si no puedes expresar un te amo, por lo menos no le hagas la vida imposible a otros. B.F.

En Marcos 12, a partir del versículo 28, Jesús tuvo una conversación con un escriba, un hombre sabio y conocedor de la ley. El definió en letras el amor ágape, y repitió lo que Jesús ya le había dicho. Jesús reconoció su sabiduría, él estaba cerca del reino, pero eso no era suficiente. El amar a Dios de corazón es la clave para poder amar a nuestros semejantes.


El amor ágape es un amor desinteresado que busca la felicidad del otro. Los fariseos tentando a Jesús, decían, ¿Cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y el segundo amarás a tu prójimo como a ti mismo.

El apóstol Pablo le dijo a los colosenses que sobre todas las cosas que son importantes, lo más prioritario es vestirse de amor, que es el vínculo perfecto en las relaciones con los demás. El amor al modelo de Cristo es el diseño que cada creyente tiene que imitar y practicar. El amor definido por Pablo en 1 Corintios 13 de una manera compleja y sacrificial es aplicable a todas las relaciones.


En el libro de Cantar de los Cantares, Salomón en forma de poesía compara el amor con la muerte. El amor y la muerte se parecen en su persistencia, permanencia y en que no hay forma de detenerlos.

El amor es parte de la esencia de nuestra fe en Cristo Jesús. El amor es un favor que llega sin importar lo fuerte o débil que somos, si tenemos talentos o no. En Juan 13: 34, Jesús nos dice “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuvieres amor lo unos a los otros.


Cuando amamos como Cristo, dejamos que el grano de trigo muera y así poder llevar muchos frutos. (Juan 12: 24-25). Cuando amamos como Cristo, lavamos los pies a nuestros semejantes. (Juan 13:14-15).


Cuando amamos como Cristo, estamos dispuestos a dar nuestras vidas por los demás (1 Juan 3:16). Estamos dispuestos a caminar millas extras. No pongas la renuncia ni escapes de tus responsabilidades. El amor ágape te lleva hasta morir por alguien.


predica

Comments


bottom of page