La Prosperidad de un Hombre - Prédica

Lectura: 3 Juan 1:1-7

Pastora Belkis Fernández


El apóstol Juan, ya siendo un anciano saluda y envía esta carta a su amigo Gayo. Lo reconoce como un hombre que sirvió a través de su hospitalidad a desconocidos viajeros. Juan deseaba prosperidad para Gayo, pero una prosperidad completa, que incluía cuerpo, alma, espíritu, emociones y necesidades física; y esto como un resultado de vivir en la verdad. Salud en griego (hugiaino) significa higiene, sanidad, incluyendo lo referido a la sana doctrina. Prosperado en griego es euodoo, que literalmente significa ayudar sobre la marcha o tener éxito para alcanzar todas las áreas y mantener un equilibrio. (Strong 5198).


En otras palabras, así como Gayo era prosperado en lo espiritual, así también deseaba prosperidad en su salud física. La comunidad y los viajeros reconocían el testimonio de Gayo y de Demetrio. Estos dos hombres actuaron en la verdad, mientras que Diótrefes, dio mal ejemplo, hablando mal de Juan y traía contrariedad, rompiendo con la fraternidad de la comunidad y hasta expulsaba a otros. Ese tipo de personaje utiliza astutamente sus artimañas para dividir.

Hay tres verdades que se puede desprender de esta carta:

  1. Ser colaborador (participa, apoya, contribuye) Gayo y Demetrio.3 Juan 8

  2. No imitar a “Diótrefes”. Matan a quienes no deben morir. Ezequiel 13: 19 y 22

  3. Ser prosperado a través del servicio. Gayo. 3 Juan 2

Cuidemos la armonía y la fraternidad en la familia de la fe, siguiendo el ejemplo de Gayo y de Demetrio. No imites a Diótrefes, actuando en contradicción y rivalidad y muchas veces buscando evitar que otros brillen más que ellos.


El servicio a Cristo trae prosperidad y nos hace pasar por esta tierra y saber que después de agotar nuestro existir, nuestras obras continúan, pues van con nosotros hacia la vida eterna.

#sermon #predica #BF